fbpx
Médico “influyente” será sancionado, dicen
diciembre 30, 2020
Poder al Centro
diciembre 31, 2020

2020 año de muerte, desempleo y encierro; así lo vivieron

“Un año de proyectos truncos, de aprendizaje, un año caótico y de encierro…”, así definieron algunos mexiquenses el año que se va y sus esperanzas para el 2021

NOTICIAS


2020, año de pérdidas, encierro y desempleo, así lo vivieron ellos



30 de diciembre de 2020

“Un año de proyectos truncos, de aprendizaje, un año caótico y de encierro…”, así definieron algunos mexiquenses el 2020, año marcado por la pandemia del Covid-19 que a lo largo de sus primeros nueve meses ha cambiado la vida y los hábitos de miles de personas en México y el mundo; año de muerte, de despedidas inesperadas, de rezos y despidos masivos.

En cifras, este año ha cobrado la vida de 1.7 millones de personas alrededor del mundo, y en México, la cifra asciende a 123 mil 845 defunciones, mientras que el número de personas contagiadas registradas hasta este 30 de diciembre, suman un millón 401 mil 549 de acuerdo a cifras oficiales de la secretaria de salud. Si a ello le sumamos la crisis económica que ha ocasionado la pérdida de empleo de 3.6 millones de mexicanos (INEGI) para el cuarto trimestre del año, todo indica que el 2020, dejará marcadas millones de vidas, como un año en el que el panorama fue desalentador y de desconcierto total.

En ese sentido, y en vísperas del inicio del 2021, le pedimos a los mexiquenses nos dieran su balance de cómo vivieron este año, qué fue para ellos y cómo esperan que sea el 2021.

Esto es lo que opinaron.

Para Alfredo David de 27 años, 2020 resultó un año caótico y de aprendizajes, pero a la vez con algunos aspectos que agradece, como el que se dieron condiciones para “una mayor unión familiar”, aunque lo negativo, aseguró, fue el aspecto económico, pues le disminuyeron el salario. Para él, el confinamiento le ha resultado difícil, ya extraña la convivencia y el trato diario que tenía con sus seres queridos y amigos.

¿Qué esperas del 2021?, se le cuestiona. “Espero que sea un mejor año, con más oportunidades académicas, laborales y de integridad familiar, pero también espero poder volver a hacer lo que hacía antes, como salir a los parques, los restaurantes y museos”, dijo esperanzado.

Por su parte, Rafael Martínez de 64 años, el primer año de la pandemia, resultó inesperado y trágico, debido a que sufrió la pérdida de su hermano, quien falleció a consecuencia de un enfisema pulmonar, sin embargo, Rafael, con extrañeza, narró que él no fumaba, por lo que le atribuye a la enfermedad del COVID-19 su deceso.

“Lo atendieron en el ISSSTE, y nunca nos supieron decir cuál fue la causa, sino hasta el final, que fue por enfisema pulmonar, además de que mi familia y yo nos percatamos que realmente no hicieron nada por él”, destacó Rafael, quien junto con su familia, se llevará el recuerdo del 2020 con una incógnita fatal, como miles de familias que tuvieron pérdidas al principio de la pandemia, pero que no fueron diagnosticados adecuadamente.

Para diciembre de 2019, se había dado a conocer en Wuhan, China, los primeros de neumonía, mismos que más tarde se determinaron fueron causa de un nuevo coronavirus.

Cuando Rafael se enteró de la noticia, lo primero que pensó fue que se trataría de una enfermedad pasajera, como la gripa, pero al permanecer informado al día a día conforme se daban a conocer nuevas noticias, asimiló que no sería así y que el 2021 podría continuar con los contagios por la enfermedad.

Expresó que en el aspecto económico no se vio tan afectado, gracias a que es jubilado, caso contrario a algunos de sus familiares que no tienen esa “ventaja económica”, ya que sufrieron la pérdida de sus empleos.

“Espero que para 2021, todo empiece por volver a la normalidad, que haya más empleo y que la vacuna ya se aplique a gran parte de la población”, destacó con esperanza.

Un año complicado y de aprendizajes es como resultó ser el 2020 para Jesús Alejandro de 19 años, quien tuvo que pausar sus estudios en el extranjero a raíz de la cancelación de visas y de los viajes fuera del país, sin embargo, eso no es impedimento para mostrar una actitud positiva ante el desfavorable panorama.

Al contrario, señaló reflexivo, se ha vuelto más empático con las personas que sufrieron un impacto a su economía, trata de brindarles la mano si está en sus posibilidades.

Pero ¿Cómo esperas que sea el 2021?, se le pregunta al joven cuyos estudios sin duda quedarán marcados por la pandemia, como en el caso de varias generaciones que pasaron de las aulas a las interminables horas-clase frente a un aparato.

“La verdad si afectó a mis planes, entre ellos mis estudios, que los tuve que continuar en línea, pero no es lo mismo. Además cambió mi visión de vida, sin embargo, trato de aprovechar las herramientas con las que cuento y valorar el apoyo de mi familia”.

Respecto al 2021, consideró que la pandemia continuará, pero uno de los grandes pendientes tiene que ver con la responsabilidad ciudadana, opinó: “Pues yo creo que el tema de la pandemia no va a cambiar mucho, pero en cuanto al tema de la responsabilidad social, tenemos mucho que trabajar y reforzar todas las personas”.

En el caso de Lucía, quien pidió resguardar sus apellidos, el 2020, fue sinónimo de crisis, pues ha sido expectante en la pérdida de empleo de decenas de personas, tanto en su entorno familiar como por las cifras dadas por los medios de comunicación. Ella, al igual que todos los entrevistados, espera que se reanuden las actividades económicas lo más pronto posible.

Otro testimonio, fue el de Frida de 20 años de edad, quien es estudiante universitaria, y para ella, este año fue de cambios: “Creo que fue una dinámica de trabajo completamente diferente, además es una oportunidad para analizar las cosas que hacemos y verlas desde otra perspectiva, ya que a veces, no valoramos el tener un día más de vida”, expresó.

¿Qué aprendizajes trajo para este año?, “Bastantes, por ejemplo, el valorar todas esas cosas que hacía antes de la pandemia y que me gustaban, y ahora no puedo, como estar con la familia y salir a lugares, pues me puse a pensar qué estaba haciendo mal, o a qué le dedicaba más o menos tiempo”.

Como estudiante, detalló que ha sido difícil el aprendizaje desde el confinamiento, por la dificultad que se presenta al no estar de forma presencial en el aula que facilita la resolución de dudas, no obstante, recalcó que también, esta ha una oportunidad para aprovechar el uso de la tecnología y las plataformas de estudio que ofrecen las universidades, pues aquí depende de cada estudiante, el empeño y la dedicación que le ponga a su preparación académica.

En fin, cada persona tiene algo que contar, y son diversas las anécdotas que encontramos en relación a este suceso histórico para las personas, ya que sin duda ha cambiado los hábitos de higiene, de consumo y la convivencia, pero al mismo tiempo ha sido motivo para ver desde una perspectiva más humana la vida misma. Y cada quien, desde su trinchera, a lo largo de estos nueve meses que han sido de incertidumbre, han podido incrementar su fe y la esperanza hacia un mejor mañana, y la ansiosa espera de la vuelta a la normalidad que tanto ha descontrolado este virus llamado COVID-19.

Feliz 2021, te damos la bienvenida con esperanza.


Víctor Jiménez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *