fbpx
Decidido IEEM a eliminar la violencia política contra las mujeres
noviembre 4, 2019
Se registra balacera entre policías y presuntos asaltantes en Ecatepec
noviembre 5, 2019

Mascarada El Baile de las Máscaras

EEUU no está en condiciones de apoyar a golpistas como en el pasado y poner un presidente amigo

DOBLE FILO

Mascarada El Baile de las Máscaras


Por: Ismael Rojas Escobar









La experiencia latinomaericana para los golpes de Estado



Los rumores sobre la tentativa de golpe de Estado que corrieron los últimos días parecen parte de la guerra de baja intensidad o guerra psicológica a la que recurre la ultraderecha para ir avanzando en sus oscuros intereses.

Sí, se preguntarán por qué el presidente Andrés Manuel López Obrador tuiteó varios mensajes en los que advertía a los conspiradores que no podrían darle un golpe de Estado –como el ocurrido a Madero- y que la población lo apoya, tal vez consideró buen momento para demostrar fuerza y que tiene ubicado a estos conservadores, militares y civiles.

Corrió el nervió y ardieron las redes sociales con toda clase de señalamientos. Dudo que se tengan los elementos para armar un cuartelazo, que es cuando el Ejército toma el poder por la fuerza de las armas, o un golpe de Estado, que es cuando un Poder constituido como el Legislativo derriba al Ejecutivo.

Tomando en cuenta la amplia experiencia latinoamericana presento 11 ingredientes para derribar al presidente de un país. Se necesitan:

1- Un grupo de traidores, los encuentra en los partidos políticos las cámaras empresariales, los grupos religiosos radicales, dirigentes sociales y mucha gente que estúpidamente se siente de clase alta.

2- Se necesita que el gobierno de Estados Unidos de Norte América quiera intervenir para controlar a estos grupos y colocar a un presidente amigo de sus intereses.

3- La banca internacional y los especuladores también son necesarios para meter presiones económicas, ya saben, generando rumores sobre lo mal que va la economía, calificaciones bajas, poca perspectiva de crecimiento, diciendo que el gobierno se equivoca en sus políticas, etc.

4- Medios de comunicación dispuestos a difundir campañas de desinformación, odio y miedo.

5- Desestabilizadores sociales como crear artificialmente alzas de precios mediante el control de los productos.

6- Generar violencia que sacuda a la población, pero que sea constante y cada vez más salvaje y descarada, para que vayan perdiendo la capacidad de asombro y acepte los cambios.

7- Compra políticos opositores que cometan escándalos de corrupción y saboteen las políticas sociales de los gobernantes, filtrar la información a los periodistas amigos y metan uno o dos a la cárcel, para causar desánimo entre la población y se refuerce la idea de que todos son iguales y nada va a cambiar.

8- Buscar elementos conservadores radicales dentro de las fuerzas armadas para que junten personal en caso de tomar el poder por las armas.

9- Se necesitan rumores, muchos rumores sobre desestabilización, noticias falsas, burlas y repetirlas hasta el cansancio, hasta el pueblo más apartado.

10- Para ponerle más caos, crea grupos paramilitares que causen masacres en comunidades marginadas y que contengan a líderes que puedan ser obstáculos a los golpistas.

11- Cuando todos los demás elementos estén al rojo vivo, inyecta más dinero para generar marchas que desestabilicen al presidente y toma el poder mediante cuartelazo militar o golpe de Estado usando a un parlamentario, de esos que no tienen reparos para traicionar a su país.

La historia no miente y prácticamente todos los países Latinoamérica han sufrido esto y más con cruentas dictaduras en Uruguay, Argentina, Panamá, Guatemala, Brasil, Haití y Chile, por citar algunos que sufrieron de la imposición de militares como gobernantes y posteriormente a presidentes instruidos en el neoliberalismo.

En este momento no se juntan del todo esos elementos o al menos no al nivel que lo necesitan los conservadores para poderse lanzar contra el presidente, sin embargo, debemos estar alerta ante estos síntomas y los traidores.

Para concluir es preciso decir que Estados Unidos de Norte América no está en las condiciones de intentar apoyar a golpistas en un país como México porque se encuentra débil, ya no manda en el mundo y tiene enfrente a Rusia y China, quienes ya manifestaron su apoyo a los países de Hispanoamérica.

Twitter: @ismasan7

FB: @sedivergente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *