fbpx
Se dispara 36.9% delincuencia en Edomex… otra vez
abril 22, 2021
Echan del PAN a agresor de Profa. Jaqueline y es denunciado
abril 24, 2021

El infiltrado

El auditor de Enrique Peña y Arturo Montiel operando desde la ASF

NOTICIAS


El infiltrado



26 de abril de 2021


Por: Ma. Teresa Montaño

El ex Oficial Mayor de la Secretaría de Turismo durante el gobierno federal de Enrique Peña Nieto y titular del Órgano de Control Interno de BANOBRAS en 2015, forma parte del equipo de la Auditoria Superior de la Federación (ASF), que revisa desde 2018 el ejercicio de los fondos federales asignados a universidades públicas, entidades del país y al estado de México, de donde es originario y no obstante haber formado parte de la pasada administración federal.

Su designación directa en el organismo fiscalizador podría no tener trascendencia, a no ser de que se trata del mismo auditor que el exgobernador Arturo Montiel Rojas propuso en 2005 para asumir el Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México (OSFEM), solo un día antes de dejar el cargo y a 24 horas de que Enrique Peña asumiera la gubernatura el 16 de septiembre de ese año.

Pero tras su salida en 2009 del OSFEM, el auditor de Peña Nieto se esfuma hasta reaparecer en 2013 dentro de la Auditoria Superior de la Federación (ASF) y ya cuando su exjefe era presidente de México.

Eso tampoco tendría trascendencia, sino fuera porque el funcionario mexiquense, experto en contabilidad gubernamental, ocupó al menos cuatro puestos durante el sexenio pasado, incluido uno como auditor de la propia ASF en 2013, además de Oficial Mayor de la Secretaría de Turismo durante la gestión de Claudia Ruiz Massieu Salinas; titular del Órgano de Control Interno en BANOBRAS -a dónde llegó atrás de Alfredo del Mazo- y en la propia ASF, a donde regreso en 2018, antes de que Peña Nieto dejara el cargo.

De regreso en la ASF Octavio Mena Alarcón, cuyo nombre y trayectoria pasaron técnicamente desapercibidos en el sexenio pasado e incluso en el actual, auditó las finanzas de 30 universidades públicas del país dentro de la Cuenta Pública del 2019 de la ASF; los fondos del Seguro Popular que recibieron las entidades en 2017 y las participaciones de recursos federales del ejercicio 2017 y 2018, entregadas a los Estados.

Pero eso no es todo, de paso, Mena Alarcón “metió mano” a las Cuentas Públicas de instituciones mexiquenses que en los últimos años han tenido señalamientos de desvíos de recursos o desfalcos, como el ISSEMYM, la UAEMex y el ISEM, algo que desde la perspectiva de voces críticas y expertas del Estado de México, no solo resulta cuestionable en términos éticos, sino podría rayar en un claro “conflicto de interés”, dado sus nexos con la poderosa clase política mexiquense y particularmente con los personajes más prominentes del Grupo Atlacomulco: Arturo Montiel, Enrique Peña y Alfredo del Mazo, en ese orden.

¿Pero quien es Octavio Mena Alarcón?

LOS ANTECEDENTES

Octavio Mena Alarcón proviene de una estirpe de contadores públicos ligados a grupos conservadores de Toluca y del PAN, una poderosa e influyente familia que desde sus orígenes estrechó vínculos con el máximo jerarca del Grupo Atlacomulco y cacicazgos locales del PRI.

Su padre, Alberto Mena Flores, fundo junto con Carlos Hank González e Ignacio Pichardo Pagaza, entre otros prominentes priístas y panistas, el Instituto de Administración Pública del Estado de México (IAPEM) en 1973 y la primera Escuela de Contadores Públicos en el Valle de Toluca, que data de 1957.

Mena Flores tuvo varios hijos, quienes, a la cabeza de su hijo mayor Octavio, llevaron el oficio a otro nivel, al destacar como tesoreros y contadores en gobiernos municipales priístas y panistas y en la propia administración estatal, dentro de la que consolidaron una gran influencia bajo el cobijo de Montiel y Peña.

Por ejemplo su hermano Pedro fue tesorero en el gobierno municipal de la priísta María Elena Barrera Tapia, colaboradora cercana a Enrique Peña y quien al poco tiempo engañaría al electorado, al ganar un escaño como senadora del PVEM, no obstante haber fungido ya como alcaldesa del tricolor y ser de amplio dominio público su militancia priísta.

Incluso el mismo Octavio Mena fue designado tesorero en la segunda administración panista de la capital (2003-2006).

Sin embargo antes de concluir ese trienio y a propuesta de la fracción del PAN, se fue a encabezar el OSFEM, bajo la designación de Arturo Montiel Rojas, justo un día antes de que este dejara el cargo.

El Decreto 161 del 2005 emitido por la LV Legislatura Local da cuenta de los contextos de su designación, destaca sobre todo el hecho de que algunos de los diputados que formaron parte de esa diputación fuertemente controlada por el PRI y que en ese momento fungían en la oposición, ahora vuelven a figurar en el escenario político bajo los designios de Morena-, incluido Maurilio Hernández, actual líder del Congreso Local y entonces diputado del PRD; Juan Rodolfo Sánchez Gómez, secretario entonces de la Gran Comisión y coordinador del PAN -ahora alcalde de Morena en Toluca, con serias acusaciones de corrupción-, además de otros como el propio Peña Nieto con quien compartieron bancada al ser coordinador del PRI.

Fue justo siendo parte de esa Legislatura cuando Enrique Peña solicitó licencia definitiva para irse como candidato del PRI a la gubernatura para el periodo 2005-2011.

https://drive.google.com/file/d/11WwK7_nfggVW1RmFq_vsRZtmz0sEtwWR/view?usp=sharing

Nemer y Mena 2 (1)

En esta foto aparecen Ernesto Nemer, asistiendo a la entrega de una cuenta anual de Enrique Peña con Octavio Mena; actualmente Nemer es secretario General de Gobierno de Alfredo del Mazo y Octavio Mena está en la ASF.



Al día siguiente de que Octavio Mena asumiera la titularidad del OSFEM, Enrique Peña Nieto asumiría a su vez la gubernatura del Estado de México, para “despuntar” una meteórica carrera, la cual dejó en 2011 en manos del “vidrierito de Ecatepec”.

Antes de eso como titular del OSFEM, Octavio Mena auditó y aprobó la última Cuenta Pública de Montiel Rojas y cuatro de Peña Nieto, la del 2005 (cuya responsabilidad compartió con su tío), la del 2006, 2007 y 2008, para irse en octubre del 2009. En el inter dejó pasar el escándalo derivado de los millonarios contratos en publicidad de Arturo Montiel y el saqueo sistemático al ISSEMYM por cuenta de Peña Nieto.

Actualmente el contenido íntegro de esas Cuentas Públicas, no son de acceso público debido a que el Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México (OSFEM), al frente de la diputada con licencia de Morena, Miroslava Carrillo (excolaboradora de Jorge Olvera, uno de los rectores citados en la Estafa Maestra en el caso de la UAEMex), declaró “reservados” los logotipos (y se entiende que nombres) de las empresas a las que Montiel Rojas y su sobrino entregaron contratos durante sus respectivos mandatos.

La reserva se determinó, luego de que este portal gestionara una solicitud de información solicitando dichas Cuentas Públicas.

Tras cumplir con el encargo Octavio Mena aparentemente se esfuma. Era 2010. El gobernador Enrique Peña comenzaba a encaminarse a recuperar la Presidencia de la República para el PRI, denunciando la urgencia de un “Estado Eficaz”. Y sí lo logra, mediante un proceso marcado por diversas irregularidades como la compra masiva de votos a través de las tarjetas MONEX y rebase de tope de gastos de campaña.

En 2012 regresa con todo el entablado del PRI a la presidencia de la República. Lo demás ya es historia y tragedia.

SALTIMPANQUI SEXENAL O DESARMANDO ESTAFAS

La reintegración de Octavio Mena a la administración pública se da silentemente en puestos claves a partir del 2013, cuando llega a la Auditoria Superior de la Federación (ASF), como Director General de Auditoria a los Recursos Federales Transferidos “A”, cargo al que se llega por designación directa del titular, confirmaron contralores locales en Edomex.

A partir de ahí el auditor panista-priísta reaparece en las cercanías tanto de Enrique Peña como de Alfredo del Mazo ocupando cargos clave en el manejo de recursos, autorizándolos o auditándolos, inmediatamente después de que éstos dejan el cargo, tal como ocurrió cuando arribó al OSFEM, 24 horas antes de que Arturo Montiel dejara el cargo y Enrique Peña lo asumiera.

Existen oficios firmados en 2016 y también en 2013, que dan cuenta de esta triangulación de puestos por parte de Mena Alarcón, entrando y saliendo en diversos encargos. Así, tras una aparente fugaz estancia en la ASF en 2013, llega en 2014 a la Secretaría de Turismo con Claudia Ruiz Massieu Salinas, donde ocupa el cargo de Oficial Mayor, luego se va como titular del Órgano de Control Interno a BANOBRAS en 2015. El 6 de enero de ese año Alfredo del Mazo, hoy gobernador del Estado de México, deja la dirección general, pero los primeros oficios en los que aparece la firma de Mena Alarcón son de junio de ese año, es decir, llegó atrás de él.

Sin embargo lo inusual en este periodo, es que Octavio Mena también aparece en documentos públicos como oficial mayor de la Secretaría de Turismo en 2015.

Documentos oficiales rastreados por este portal, permiten establecer que como titular del Órgano Interno de Control de Banobras, Octavio Mena Alarcón permanece al menos hasta 2016 para luego irse de nuevo a la ASF en el segundo semestre del 2018, prácticamente en el mismo cargo de su primera estadía, pero con categoría “B” y con un sueldo mensual bruto de 166 mil 900 pesos, de acuerdo a la nómina de la ASF a la que se tuvo acceso vía transparencia.

Las fechas en que Mena Alarcón llegó a ocupar un cargo en la ASF a principios del sexenio de Peña Nieto no son precisas ya que las nóminas del organismo de esos años (2013), no son públicas, sino a partir del 2016.

Por alguna razón el organismo, no mantiene en línea las nóminas completas de sus empleados del sexenio pasado.

Quizá algo que habría que destacar en su paso por la Secretaría de Turismo del gobierno federal durante la administración de Enrique Peña, es que como Oficial Mayor de la dependencia, Mena Alarcón supervisó la canalización de fondos públicos federales por 201 millones de dólares (en cinco pagos de 40 millones de dólares en promedio entre) para financiar el regreso de la Fórmula Uno a México, es decir que se canalizó dinero público a empresas privadas que organizaron y publicitaron el evento, particularmente a OCESA (Operadora de Centros de Espectáculos S.A.) filial de TELEVISA. Un escándalo.

Al momento de la firma del contrato 36/2014 signado entre SECTUR y apoderados de la Fórmula Uno, Mena Alarcón, ocupaba la Oficialía Mayor de la Secretaría de Turismo, como demuestran oficios obtenidos por este portal. Abajo puede ser consultada la fecha de la firma del contrato del regreso de la Fórmula 1 que financió el gobierno de Enrique Peña a través de la secretaría de turismo, y otro documento oficial que demuestra que en esas fechas, Octavio Mena fungía como Oficial Mayor de SECTUR y Presidente Suplente de la Junta de Gobierno del Consejo de Promoción Turística.

El siguiente link corresponde a los contratos de la Fórmula 1, entregados por transparencia a la Revista Contralínea y firmados el 23 de junio de 2014:

https://drive.google.com/file/d/1aD22B5ybEb7n6e238OIFFH2aLVXA9KOJ/view?usp=sharing

El siguiente link corresponde a una reunión dirigida por Octavio Mena como Presidente Suplente de la Junta de Gobierno del Consejo de Promoción Turística, realizada en abril del 2014:

https://drive.google.com/file/d/1Tr8ZrDHu6hXhFLcdGr6Ka7MzP_PDZQnL/view?usp=sharing

LEALTAD CON RESULTADOS

Desde su regreso a la ASF en 2018, Mena Alarcón comenzó a operar rápidamente para frenar los escándalos de corrupción que se destaparon con la investigación de la Estafa Maestra y otras investigaciones que terminaban, siempre, en el Estado de México.

Ese año siendo Peña Nieto todavía presidente de la República y no obstante haber formado parte de esa administración, Mena Alarcón revisó los recursos del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA) o Seguro Popular de todo el país, tras indicios de corrupción y saqueos por todos lados, reportados en el seguro de los pobres.

También en ese año Mena Alarcón se dedicó a hacer una intensa campaña de visitas a las universidades públicas, para enseñarles cómo consignar y manejar las “transferencias federales”, una estrategia que se puso de moda en el gobierno estatal de Enrique Peña, cuando su secretario de la contraloría -y Mena al frente del OSFEM-, instrumentaron programas en línea que dirigían de manera robotizada las declaraciones patrimoniales de los funcionarios, para evitar “que incurrieran en errores”.

Mediante esa vía, cuando había inconsistencias, se alertaba al funcionario hasta que las cifras les cuadraban.

En una situación parecida, Mena Alarcón desde 2018, organizó seminarios y talleres para los equipos de las administraciones de todas las universidades públicas de México “para que sus cifras cuadraran”, confirmaron fuentes de universidades mexiquenses. La operación de “enseñanza” dirigida desde la ASF se intensificó en 2019, con talleres y seminarios impartidos en entidades como Quintana Roo y Ciudad de México.

1

Reunión con universidades en la Ciudad de México, al centro Octavio Mena Alarcón, extitular del OSFEM con Enrique Peña y hoy en la ASF



En esa pasarela por las universidades públicas, incluyendo las citadas en la Estafa Maestra, participó el propio David Colmenares, con quien Mena Alarcón coincidió por primera vez en 2013 -durante en el gobierno de Enrique Peña-.

2

David Colmenares recibe reconocimiento de la Asociación Nacional de Universidades Tecnológicas (ANUT) tras impartir un taller en 2019 para el manejo de finanzas



Juntos en su primera épica, ambos funcionarios de la ASF, desarrollaron proyectos conjuntos, como por ejemplo cuando practicaron una auditoria especial al entonces gobernador de Sonora, Guillermo Padrés.

https://drive.google.com/file/d/176DmnDNem1M04N07gFoXtmvkQgVcTdRv/view?usp=sharing

Los viejos amigos estaban de vuelta.

Ahora de regreso, los trabajos de este par de funcionarios al frente de la ASF comienzan a dar resultados.

En el último informe de Cuenta Pública del 2019, se observa una sensible mejoría en el ejercicio de los recursos federalizados por parte de las entidades.

Destaca particularmente el caso del Estado de México, que en solo un año mejora hasta en 15 puntos su desempeño en el ejercicio de recursos federalizados, al pasar de 80.7 puntos en 2018 a 95.6 puntos en 2019, es decir 15.1 puntos de increíble mejora, mientras que la Ciudad de México (CDMX), la entidad hermana en casi todas las problemáticas a la de Edomex, tuvo un retroceso de 10 puntos, al pasar de 88.7 puntos de eficiencia en el ejercicio del gasto federalizado en 2018 a 77.5 puntos en 2019.

Si se observa la tabla con detenimiento, Alfredo Del Mazo, resultaría el mejor calificado por el ASF en el área que dirige Octavio Mena Alarcón (donde se revisa la aplicación de los recursos federalizados), aunque los indicadores de la entidad en corrupción, opacidad, inseguridad, procuración de justicia, impunidad y salud, siguen siendo los peores a nivel nacional para la entidad mexiquense. De acuerdo a un reporte de CONEVAL DE 2018, el 42.7% de los mexiquenses se encuentra en condición de pobreza, otro 4.9% en pobreza extrema; el 8.7% es vulnerable por ingresos y otro 28.1% es vulnerable por carencias sociales.

El mismo reporte indica que el 19.8% de los mexiquenses no tiene acceso a la seguridad social, el 19.8% no tiene acceso a la alimentación y el 10.3% no tiene vivienda.

Por otra parte la Encuesta Nacional de Impacto Gubernamental 2019, ubica a los estados de Durango, Ciudad de México y México, como las entidades donde se comenten más actos de corrupción y una mayor proporción de victimas de corrupción, mientras que los índices de impunidad eran del 96.7% en el último informe de México Evalúa para 2019.

ÍNDICE DE DESEMPEÑO EN EL GASTO FEDERALIZADO ASF 2019


LA FIRMA DE LA CASA

A nivel local, la mano de Octavio Mena Alarcón en las cuentas del Estado de México desde la ASF, permitió desactivar al menos tres escándalos: el de la UAEMex, implicada en la Estafa Maestra con casi 6 mil millones de pesos bajo el rectorado de Jorge Olvera, hoy al frente de la CODHEM, y los del ISEM e ISSEMYM, ambas instituciones de salud con señalamientos de corrupción por diputadas y diputados locales.

Desde 2017 y en auditorias que no intervinieron ambos personajes, la ASF había hecho observaciones a toda la administración pública por 4 mil 300 millones de pesos, al menos mil millones correspondientes al sector salud, por no reportar retenciones al gobierno federal que para 2017 -año de elecciones-, de acuerdo a una auditoria interna en poder de este portal, llegaban a los 14 mil millones de pesos acumulados y no reportados por varios años consecutivos correspondientes al ejercicio de Eruviel Ávila Villegas.

Para 2019 había observaciones a las cuentas del Estado de México por 8 mil millones de pesos que a esas fechas no se habían justificado.

Asimismo en el caso de la UAEMex, la irrupción de Mena disipó los escándalos, y puso velos sobre los recursos observados.

En los informes de auditoría del 2018 a la UAEMex, Mena Alarcón firma una auditoria en la que se da algunas libertades, como el no ser claro y preciso en los montos de recursos descontados a los trabajadores por concepto de impuestos y seguridad social, pero no trasladados a la Secretaría de Hacienda y al Instituto de Seguridad Social del Estado y Municipios (ISSEMYM). Aunque consigna diversas cifras, no queda claridad en el monto de los recursos pendientes de reportar a la Secretaria de Hacienda, aunque habla de una disparidad de cifras superior a los 700 millones de pesos. Por si fuera poco utiliza por primera vez en estas auditorias el eufemismo "área de oportunidad", para denominar las faltas administrativas cometidas por la universidad y sus montos por aclarar. Pese a las observaciones, no obstante su opacidad, palomea las finanzas de la universidad en el Dictamen Final correspondiente a la revisión

La auditoria de la UAEMex del 2018 elaborada por Mena Alarcón recién de vuelta a la ASF, puede ser consultada en el siguiente link:

https://drive.google.com/file/d/1uS9jxXgu6WHhmpWNMwNRyfxKEZ--WEKA/view?usp=sharing

Cabe señalar que Mena Alarcón solo firma la auditoria de la UAEMex, solo esa, lo mismo que la del ISSEMYM en 2018, mientras que instituciones similares en otras entidades, son revisadas por otro equipo de auditores. La firma de Octavio Mena desentona con el conjunto de las auditorias practicadas para ese ejercicio en el resto de las universidades del país, lo que hace deducir que a él no le correspondía realizarla.

De esta inusual manera, el auditor de Montiel, Peña y Del Mazo para en seco el escándalo, por el que el actual rector, Alfredo Barrera, no pudo sacar adelante su proyecto de reelección, bajo la ola de rechazos y señalamientos de corrupción que lo precedieron y terminaron por obnubilar su rectorado.

LOS FUNCIONARIOS SILENTES, SON LOS QUE MÁS DAÑO HACEN

Desde la perspectiva de Bernardo Barranco, el tema de fondo con servidores públicos que casi nadie conoce, pero que son altamente funcionales a la clase política altamente corrompida que controla el Edomex desde hace 90 años, es la falta de ética y de moral en el ejercicio público.

Consideró que este tipo de funcionarios públicos que han acompañado a los políticos encumbrados en diversos momentos, no solo han dañado gravemente las instituciones, sino que son los que peores saldos dejan, al prestarse al manejo de intereses de las élites, a las que de manera silente sirven.

El destacado analista, opinó que la utilización de este tipo de funcionarios, es uno de los rasgos de las élites en el mundo que controlan recursos públicos, o los desvían, amasando enormes fortunas de manera ilícita.

“Si no fuera por gente con esta, experta en temas diversos, las élites no lograrían los controles que alcanzan como ha ocurrido en Edomex, con el grupo Atlacomulco”, señaló el destacado analista político, experto en religiones y exconsejero del Instituto Electoral del Estado de México.

Por su parte el nuevo Contralor de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMex), Victorino Barrios Dávalos, consideró que los movimientos de Octavio Mena Alarcón, podrían encajar en un “conflicto de interés” castigado en la legislación federal, pues en ese caso, al haber formado parte de la administración federal y debido a sus nexos con instituciones y funcionarios mexiquenses, “lo más ético” habría sido excusarse.

Por otro lado, tampoco descartó la configuración de alguna falta administrativa grave, aunque eso lo tendría que eventualmente investigar el sistema anticorrupción o un tribunal administrativo.

A su vez la diputada de Morena, Azucena Cisneros Coss, una de las más críticas de la 60 Legislatura Local, consideró inaceptable que un excolaborador de Enrique Peña y Arturo Montiel, esté infiltrado en la Auditoria Superior de la Federación (ASF), auditando los recursos del Estado de México, no obstante ser del mismo grupo político y haber formado parte de la pasada administración.

No descartó una intervención de la LX Legislatura Local, a fin de exigir la renuncia de Mena Alarcón, ante la falta de ética y posible conflicto de interés en el que estaría incurriendo.

Se solicito una entrevista directamente en la oficina del Octavio Mena Alarcón en la ASF, para conocer su postura frente a un posible conflicto de interés. La llamada se realizó a principios del mes de marzo pasado -esta grabada- con su auxiliar de oficina. Ofrecieron regresar la llamada, pero ya no hubo respuesta. Tampoco han vuelto a contestar nuestras llamadas telefónicas.

Datos Adicionales:

-Actualmente y de acuerdo al registro número 1826 de la nómina de la ASF correspondiente al segundo semestre del 2018, Octavio Mena Alarcón ocupa el cargo de “Auditor Especial del Gasto Federalizado y Director General de Auditoria de los Recursos Federales Transferidos” en el organismo, con un sueldo bruto de 166 mil 900 pesos mensuales.

- El CONFLICTO DE INTERÉS en las leyes vigentes se define de la siguiente manera (Ley General de Responsabilidades Administrativas, Art. 3o): Un conflicto puede ocurrir cuando los intereses de un servidor público chocan o interfieren de alguna manera con los intereses y objetivos de la institución pública y así afectan debidamente su trabajo y responsabilidad. Al resultado de lo anterior se llama conflicto de interés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *